Día 1

Día 1

Palabra: árbol / planta

espacio en blanco

[Marcela]

[Estrella]

El árbol de la duda

Cuando el ciclo de la vida se modifica de manera artificial, entiéndase a mecanismos o ritmos ajenos a los nuestros propios, siempre hay consecuencias. Todo lo que se cambia produce una reacción a la que, tarde o temprano, le seguirá un efecto a corto o largo plazo. Una de ellas son las dudas para las cuales rara vez hay suficiente tiempo para sólo escucharlas, antes que responderlas o resolverlas.

La duda es el arte de remirarnos, cuestionarnos para volvernos a encontrar y dejar de perdernos por el camino. Por ello, a cada nuevo ciclo, necesitamos respirar nuestras preguntas, para así dar lugar a nuevas.

Este árbol de la duda nos regala ese momento. Alimentando su copa y sus raíces con palabras que nos resuenen en cada pregunta, podremos llegar a su tronco para encontrar, más que una respuesta, un espejo de cómo vamos y así, seguir andando.

Instrucciones:

Lee las preguntas ubicadas en las esferas “Raíces” y “Copa”. Sin premeditar mucho, deja que las palabras lleguen a ti y colócalas en las líneas correspondientes a las Raíces y la Copa.

Luego, ubícate hacia el tronco. Encontrarás dos preguntas: “¿Cómo respiro?” y “¿Cómo me escucho?”. Responderás a ambas haciendo un nueva pregunta, libre a partir de las palabras colocadas en las raíces y la copa. 

“¿Cómo respiro?” deberá ser respondido usando las palabras de las Raíces.

¿Cómo me escucho? deberá ser respondido usando las palabras de la Copa. 

[Amelia]

Posted on